la ruta alimentaria como producto turístico rural para el desarrollo económico local

La ruta alimentaria es un recorrido organizado de un producto de identidad territorial que permite conocer el proceso productivo agropecuario, industrial y posteriormente, la degustación del producto final. También ofrece atractivos turísticos y servicios complementarios a este recorrido. Además, debe brindar actividades relacionadas con los elementos distintivos de la misma: comida, producción agroindustrial, actividades rurales, entretenimientos en la naturaleza y actividades propias de la cultura regional y sirva como medio de promoción para incrementar la economía local.

El desarrollo de la ruta alimentaria debe estar compuesto por:

a)      Centros de producción;

b)      Recursos y atractivos complementarios

c)      Degustaciones de los productos

d)     Servicios complementarios (actividades rurales que podrían realizar)

e)      Alojamientos

f)       Alimentación con comidas en base a los alimentos promovidos.

La creación de una ruta alimentaria puede brindar beneficios entorno, no solo a su principal eje, sino también a su zona de influencia, esta permitirá:

  • Crear un espacio de cooperación para las pequeñas empresas.
  • Mejorar la calidad de los productos
  • Dar un mayor valor de los productos regionales.
  • Dinamizar las economías locales.
  • Promover los alimentos regionales y la mejora continua de su calidad.
  • Promover la cultura gastronómica local.

La importancia del desarrollo de la ruta alimentaria responde a la creación de nuevas alternativas de trabajo, promoviendo alimentos locales relacionados al desarrollo de una identidad y, consecuentemente, la visita al producto regional, su promoción y mejora de producción del mismo. A partir de esto, se puede crear un distintivo de calidad o una “Denominación de origen”, acarreando mayor productividad y promoción; y los turistas son, sin duda, un vehículo de gran valor para conseguir este propósito. Es necesario promover una adecuada planificación turística con voluntad política, enlazada con el sector público y privado, teniendo en cuenta la sostenibilidad del territorio, las empresas y los recursos objeto de aprovechamiento turístico.

La organización de la ruta alimentaria se divide en cuatro grandes partes:

1. Los centro de producción donde se desarrolla la ruta, con características de capacidad producción y características de interés turístico para el visitante. Los centros de producción deben tener ciertos criterios antes de considerarlos como atractivo turístico, tales como:

  • Capacidad de producción
  • Aplicación de BPM (Buenas practicas en manufactura)
  • Limpieza /Aseo
  • Seguridad industrial
  • Marca del producto
  • Forma de explotación
  • Infraestructura básica sanitaria
  • Ambiente para visitantes
  • Personal para el visitante
  • Servicios Higiénicos
  • Distancias en Kilómetros /Tiempo
  • Accesibilidad

2. Los recursos turísticos circundantes que alimentan la ruta.

3. La planta turística base existente para la ruta.

4. Los servicios complementarios, como actividades rurales y/o emprendimientos de la zona.

Fuente:

Ernesto Barreda y otros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s