Los Centros de Interpretación como herramienta de educación ambiental para el desarrollo ecoturístico

El Turismo, durante estos últimos años, ha ido experimentando cambios, no sólo con el incremento de las economías en los diferentes países, sino además como un ente dinamizador de desarrollo de comunidades; la importancia de esta actividad además radica en las necesidades del ser humano por tener experiencias de vida única e interactuar con otras culturas, por la simple curiosidad o por el hecho mismo de educarse e identificarse.

Paralelamente a la evolución del Turismo –sea económica y/o social-, las preferencias de desplazamiento han ido transformándose, debido a que el Turismo Cultural o Convencional no cubre las expectativas de demanda por ser éstos inactivos y tradicionales, y por las nuevas tendencias que se direccionan a productos donde la participación con la comunidad anfitriona y su entorno tienen mayor valor cognitivo y emotivo.

Sin embargo, cabe recalcar que el Turismo puede tener un gran impacto ambiental en las comunidades anfitrionas debido a la desintegración de la sociedad con la naturaleza. Es por esto que actualmente el Turismo presenta un marcado interés por tomar medidas en pro de la protección del medio ambiente, entendiéndolo como un todo que nos rodea, que no solo está compuesta por un medio biofísico sino también está en estrecha relación con la sociedad.

El Ecoturismo nace como una nueva tendencia hacia estos destinos naturales, ocasionado por la necesidad del hombre de estar en espacios abiertos alejados de la ciudad para descansar, relajarse e interrelacionarse con culturas autóctonas en un ambiente preservado y conservado,  además exige ser una actividad ambientalmente responsable con todos los actores directa o indirectamente involucrados.

Es así que el Ecoturismo es para La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN),  “el viaje ambientalmente responsable, a áreas naturales con el objetivo de apreciar los recursos promoviendo su conservación, a la vez que se proporcionan beneficios económicos y sociales a la población local”. Esto no solo supone las visitas a ciertos lugares sino que además se asocia  al fortalecimiento de la conciencia, la preocupación y el compromiso ambiental, requiere de una participación activa tanto de la comunidad como de los visitantes. Pero hablar de medio ambiente no solo involucra a áreas naturales sino a una relación entre la sociedad y la naturaleza por tal motivo la importancia de la participación de los diferentes actores en su contexto.

Partiendo de esta base podemos decir que el Ecoturismo puede ayudar en la conservación de la naturaleza porque puede proteger y preservar la biodiversidad, mejorar el nivel de calidad de vida de las comunidades, además de convertirse en una herramienta para la educación ambiental. Las personas podemos utilizar los recursos naturales como herramienta para la educación, mostrando esencialmente que la naturaleza no es de nuestra propiedad, sino que nosotros somos parte de la naturaleza. Por más simple que sea el recurso natural se puede dar una importante labor de educación y puede ser el origen de un importante descubrimiento: el de la naturaleza y su problemática.

El Ecoturismo como herramienta de educación ambiental puede enseñar a minimizar impactos ambientales, culturales y sociales; respetar la localidad anfitriona; conocer el funcionamiento de los ecosistemas; además de disfrutar de la experiencia vivida. En consecuencia con la educación ambiental inmersa en el ecoturismo podemos lograr: concienciar, ampliar conocimientos, adquirir aptitudes en valores e incrementar el interés en la conservación y protección del medio ambiente, promover actitudes para preveer y solucionar problemas ambientales y hacer participar a la comunidad en el cuidado y mejora de su entorno (en resumen, para la educación ambiental, lo afectivo, valórico, cognitivo y conductual tiene un alto grado de importancia en el proceso de aprendizaje).

Una experiencia Ecoturística requiere participación activa para que los visitantes aprecien la importancia de la conservación natural y cultural. Es así que la educación y la interpretación juegan un rol importante como parte de la experiencia porque hace que las personas estén concientes de su problemática actual. La Interpretación es el arte de traducir de un lenguaje técnico a una comunicación atractiva, transmitiendo un mensaje positivo de manera simple, breve, creativa, efectiva y afectiva para incrementar su conciencia y estimular y alentar el aprecio de los visitantes por su patrimonio natural y cultural. Además la Interpretación educa al turista acerca de la comunidad anfitriona, enfoca temas de gestión de recursos naturales mejorando su experiencia, alentándolo a que se involucre en comportamientos sostenibles y a su vez reduciendo comportamientos inapropiados. De esta manera un Centro de Interpretación Ambiental se concibe como instalaciones específicas donde se puede apreciar de manera sencilla y breve el significado del legado natural y cultural del lugar visitado.

El Parque Natural “El Baga” en Cuba, cuenta con un Centro de Interpretación Ambiental donde se muestra una exposición sobre temas naturales y culturales, este permite al excursionista interpretar en valores el entorno en un ambiente de quietud y armonía.

A nivel nacional, en el Perú, podemos encontrar al Centro de Interpretación Ambiental Acorema, ubicado en la provincia de Pisco, región de Ica; aquí se promueve actividades de sensibilización sobre el medio ambiente y marino, biodiversidad marina costera y especies marinas amenazadas; sus ejes estratégicos son el ambiente físico, biodiversidad, medio ambiente saludable, pesca responsable. Cuenta con paneles, modelos de madera y acrílico con infografías y fotografías, un cuarto para charlas y un patio donde muestran un esqueleto de ballena.

Por el norte encontramos, El Centro de Interpretación Santuario Histórico Bosque de Pomac, ubicado en la Provincia de Ferreñafe, Región de Lambayeque, esta acondicionado en un ambiente que muestra gráficamente el santuario historico del bosque, objetos cerámicos, animales disecados, muestras de plantas, etc.; este es un lugar de orientación al visitante para acampar, hospedarse, almorzar, venta de souvenir y alquiler de caballos. El objetivo de la creación del bosque es conservar la unidad paisajística – cultural que forma parte del Bosque Seco Ecuatorial y el Complejo Arqueológico perteneciente a la Cultura Sicán. Es un Área Natural Protegida por el Estado Peruano, y trabaja en estrecha coordinación con el Gobierno Regional Lambayeque, Municipios, Instituto Nacional de Cultura – INC, instituciones publicas y privadas, y la sociedad civil.

Otro interesante proyecto lo encontramos en Chaparri, este se ubica a unos 85 kilómetros de la ciudad de Chiclayo y se ubica en la comunidad campesina de Santa Catalina de Chongoyape que pese a la escasez de recursos económicos ha logrado organizarse y desarrollar un valioso proyecto, mediante el cual destinaron un gran porcentaje de sus tierras para crear una Reserva Ecológica con el objetivo de preservar los bosques secos y su rica biodiversidad. Además buscan el desarrollo y aprovechamiento sostenible de los recursos para beneficio de la comunidad; De esta manera, se ha acondicionado el bosque con señalización y circuitos interpretativos en el área, además se ha brindado capacitación en interpretación ambiental a los guías locales pero la implementación del Centro de Interpretación no se ha concluido aun.